La importancia de la fotografía en el marketing y la comunicación


Si hay una herramienta potente y decisiva a la hora de vender un determinado producto o servicio, ésta es sin duda la imagen. Inmediatez y rápida decodificación, son dos de sus principales activos. Además, sus posibilidades en cuanto a diseño y composición son casi ilimitadas.

El mundo del marketing y la comunicación no sería lo mismo si no se pudiera apoyar en un elemento clave: la fotografía. De hecho, se basan en la información que ésta pueda aportar, y en su seducción, para conseguir unos determinados objetivos. Hay que tener en cuenta que la imagen se encuentra en los niveles de iconicidad más altos lo que contribuye a identificar tanto el producto como su servicio o idea principal. Así, es muy fácil que el público al que se dirige reconozca con un solo golpe de vista el producto y sus beneficios. Precisamente esta iconicidad también permite dotar a la fotografía de veracidad ya que su imagen no suele distar mucho del referente real al que representa, favoreciendo su impresión de veracidad.

En la actualidad, gracias a los programas de edición de imágenes de los que se dispone, las imágenes tienen un amplio abanico de posibilidades en cuanto a su diseño y composición. Además, las técnicas fotográficas existentes, dan lugar a nuevas representaciones ópticas que se consiguen mediante la regulación de la luz, composiciones, infinidad de encuadres y retoques finales. Esto hace que la fotografía sea el método más utilizado como herramienta de transmisión de contenidos y difusión gráfica. Pero para poder hacerlo correctamente es necesario poseer conocimientos prácticos de estas técnicas ya que sólo así lograremos aprovechar al máximo todas las posibilidades que nos brinda la fotografía. Muchos estudios revelan que la comunicación humana es un 85% visual y sólo un 15% verbal.

Por eso, toda empresa que tenga diseñada una estrategia de promoción de un producto debe tener una buena imagen para lograr que su venta sea atractiva y sobre todo eficaz. Un factor básico es llamar la atención y avivar el recuerdo. Para ello es necesario establecer una conexión entre el que vende y el que consume procurando que el producto destaque entre la competencia para incentivar las ventas.

Pero, ¿cómo debe ser una imagen pensada para atraer al consumidor? En ella se debe reconocer el producto, tiene que describir y transmitir una atmosfera determinada, tener una graduación tonal adecuada y ser de alta calidad. En pocas palabras, debe reproducir la realidad o la imagen que tenemos de ella y trasladarnos rápidamente al mundo que ella refleja.

En definitiva, y a modo de resumen, estas son las características básicas que debe tener la fotografía para ser aplicada a la mercadoterapia:

– Alto nivel de iconicidad para una rápida descodificación del mensaje por parte del receptor.

– Facilitar la identificación del producto, marca, servicio o idea, contribuyendo a su posicionamiento en el mercado.

– Crear necesidad y satisfacción por medio de la fascinación y la seducción.

Ahora ya conoces la clave de la fotografía y su relación con el marketing aunque para diseñar una estrategia en materia de comunicación necesitas de profesionales que te asesoren y te guíen. En AsMarketing, contamos con los mejores consultores especializados que te ayudarán a fabricar bases sólidas en materia comunicativa.